:: saludos desde sueño :: bloghome | Site Feed XML | escribe a Muerte ::
[::..la imagen..::]
[::..recomendadas..::]
:: neil gaiman [>]
:: cárcel de papel [>]
:: crisei [>]
:: blog de jotace [>]
:: comix [>]
:: zona negativa [>]
:: revista digital PAMMHG! [>]
:: sedice [>]
:: astrocity [>]
:: dreamers [>]
:: tebelogs! [>]
:: la legión del espacio [>]
:: cisne negro [>]
[::..colegas..::]
:: corriendosin [>]
:: planetarios [>]
:: guabisabi [>]
:: javiekitela [>]
[::..que leemos..::]
:: green lantern corps[>]
:: malos sueños[>]
:: cántico por leibowitz[>]
:: the ice dragon[>]
[::..sonidos..::]
:: dear science>tv on the radio[>]

:: 28.12.05 ::

el centinelaHab�a una vez un �rbol que crec�a enmedio de una especie de lago, siempre rodeado de una densa niebla. No estaba en una isla en el lago sino que hund�a sus ra�ces en el agua, extra�o y solitario como un centinela.

Se trataba de un cipr�s de los pantanos y todo aquel que pasaba junto al embalse lo miraba con extra�eza y aceleraba el paso, sin saber muy bien por qu�. Quiz�s cre�an que todo aquel que morara en aquellas tierras pantanosas s�lo pod�a inspirar desconfianza. Y es que aquel �rbol, pensaban, no ten�a nada que ver con el espl�ndido olmo de la plaza mayor del pueblo vecino.

Algunos pueblos a�n conservan un espl�ndido �rbol, a veces centenario, en el lugar m�s c�ntrico, donde los ni�os juegan y los mayores charlan sin prisas. Y hay quien dice que, de alguna forma, esos �rboles ancianos son el alma del pueblo, lo representan y velan por sus habitantes.

Por eso cuando aquel cipr�s retorcido empez� a asomar de entre las aguas, justo donde hab�a estado la Plaza Mayor, hoy sumergida, hubo quien sonri� orgulloso y dijo que el pueblo no hab�a muerto. Otros supusieron que quiz�s algo o alguien moraba a�n en las callejuelas de La Muedra. (Continuar�)

Un peque�o homenaje a un lugar m�gico que visit� hace 2 veranos.


:: Susurros de _Muerte_ a las 7:57 p. m. [+] ::
:: 15.12.05 ::
No soy, ni mucho menos, una de esos aguafiestas que despotrican de la Navidad porque queda "moderno". Pero llegan "los d�as se�ala�tos", que dir�a Raimundo Amador, y hay que andar con mucho tiento para evitar caer en esa melancol�a casi enfermiza que lo invade todo: los escaparates, los anuncios, las charlas del desayuno y hasta la blogosfera.

Dentro de una semana estar� camino de casa de mis padres y en alg�n momento, como un ni�o curioso en casa extra�a, me veo abriendo y desordenando los cajones, buscando vete t� a saber qu�. Dar�, como siempre, con piezas de algo imposible de arreglar y tambi�n con objetos que me dar�n un "pellizco" en el coraz�n, en el est�mago o en dondequiera que sea que se cojan esos pellizcos tan dif�ciles de explicar.

Y, entre esos tesoros, puede que encuentre los primeros c�mics que le�, sin entender demasiado, porque eran de mi hermano y soy 10 a�os m�s joven que �l. Rel�ia aquellos Conan el B�rbaro y Capit�n Trueno una y otra vez, fij�ndome sobretodo en los dibujos. Los Reyes Magos sol�an traer Don Mikis y Mortadelos, adaptaciones al c�mic de series de TV, y hasta un Dan Cooper: Rumbo a Marte de tapa dura. Todos me hiceron pasar muy buenos ratos, pero no fueron los causantes de mi afici�n a los c�mics.

Y sin embargo, en esa borrachera nost�lgica, como ocurre siempre, la memoria traicionera borra esos detalles y recrea el pasado. Y puede quedar muy bonito. Pero acabar� cogiendo, fascinada, un n�mero de Conan el B�rbaro, casi con el mismo cari�o que a un n�mero de The Sandman. Maldita la gracia. Memoria, maldita mentirosa.


:: Susurros de _Muerte_ a las 9:26 p. m. [+] ::
:: 8.12.05 ::
siempre atento "Se�ora, habr� pulsado usted mal. La m�quina no le va a devolver el dinero, como en las taquillas" he o�do decir a un hombre de uniforme en los tornos del cercan�as. La se�ora, mayor, le miraba desolada con un billete equivocado sacado de la taquilla autom�tica y, salvo en el cuadro de Munch, no he visto mayor desesperaci�n en un rostro en mi vida. Llevaba el dinero justo para un billete.

Hay gente que revisa una y otra vez el mensaje de correo reci�n escrito antes de pulsar con recelo el bot�n de ENVIAR, quiz�s por haber sufrido las consecuencias de enviar un mensaje privado a toda su libreta de direcciones. Los no iniciados abren y cierran las carpetas de su ordenador como si todo icono escondiera un traicionero e irremediable "format C:".

Y aunque parezca mentira, las calles est�n llenas de ancianos que hacen recorridos inveros�miles intentando evitar las escaleras mec�nicas. De no haber m�s remedio, miran la ranura met�lica de donde salen los escalones como quien se asoma a un precipicio, y dejan pasar 4 � 5 antes de poner un pie en un artilugio que no parar� si dan un traspi�s.

El miedo a las m�quinas es m�s un bloqueo ante la certeza de que no puedes pulsar el bot�n equivocado, de que no puedes dar un paso en falso pues, de lo contrario, no habr� marcha atr�s. La tecnolog�a es lo m�s parecido al genio de la l�mpara o al hada madrina, que conceder� tu deseo sin demora, incluso si lo has formulado mal. As� que cuidado con lo que deseas.


:: Susurros de _Muerte_ a las 12:27 p. m. [+] ::

eXTReMe Tracker
This page is powered by Blogger. Isn't yours?  Estamos en Bitacoras.com Blogarama - The Blog Directory tebelogs!  Enlázanos con este banner  Enlázanos con este banner